Introducción al aprendizaje humano

Hace tiempo escribí una especie de artículo en el que presentaba una pequeña introducción a lo que era el aprendizaje humano. A continuación lo reproduzco in extenso:

Introducción.

Un autor nos cuenta la siguiente anécdota: “Una nueva técnica, llamada ‘enseñanza durante el sueño’, hacía posible que uno se llenara la mente de conocimientos mientras dormía plácidamente. Debo confesar que esa idea me resultaba muy atractiva. Antes de la fecha de un examen grabé todos los datos necesarios. Entonces, la noche antes del examen salí a divertirme. A la hora de acostarme, conecté la grabadora en mi radio de reloj de modo tal que, a las dos de la mañana, mi propia voz comenzara a hablarle a mi mente inconsciente. Lo primero que observé fue que las preguntas que había en el examen no me resultaban ni remotamente familiares. Lo único que saqué de aquel experimento fue una noche terrible, y la ira de un compañero de cuarto que había tenido que aguantarse, a la luz de la luna, el aprender un montón de basura que no le interesaba saber.” (Dobson, 1992).

Esta anécdota nos demuestra que, en cuanto al desarrollo de las destrezas mentales y del conocimiento, no podemos tomar a la ligera cualquier información novedosa que se nos presente. Existen ciertos procedimientos para el estudio de lo que es el aprendizaje humano, y cómo éste tiene lugar.

Esta es una síntesis acerca de la definición y de las distintas perspectivas que se tienen del aprendizaje humano, y también, de los procesos fisiológicos del mismo.

Definiciones y perspectivas del aprendizaje.

Dar una definición de lo que es el aprendizaje no es fácil, ya que es un proceso complicado que adopta muchas formas. Los expertos incluso discuten acerca de cómo se da el aprendizaje y los factores para que se lleve a cabo.

La importancia del aprendizaje radica en que, a la especie humana, nos da un mayor grado de adaptación que a otras especies. Los hombres no somos tan instintivos como los animales, nosotros no sabemos inmediatamente cómo construir un hogar, como los pájaros. Por esta razón, tenemos más por aprender y obtenemos más beneficio de la experiencia. También, somos capaces de transmitir estos conocimientos a nuestros descendientes y la siguiente generación tendrá los elementos para actuar más sabiamente.

Existen dos perspectivas del aprendizaje con su propia definición de lo que es el aprendizaje:

  1. El aprendizaje es un cambio relativamente permanente en la conducta como resultado de la experiencia.
  2. El aprendizaje es un cambio relativamente permanente en las asociaciones o representaciones mentales como resultado de la experiencia. (Ormond, 2005).

Las dos definiciones difieren en cuanto a qué es lo que cambia cuando se da el aprendizaje. La primera sostiene que lo que cambia es algo externo, la conducta. A esto le llamamos conductismo, el cual se centra en algún cambio observable, llamados respuestas.

La segunda definición, por el contrario, se centra en un cambio interno, que no podemos ver. A esta perspectiva se le llama cognitivismo. Esta estudia los procesos del pensamiento que tienen lugar en el aprendizaje humano.

A través de los años de estudio del aprendizaje, se han encontrado ciertos principios. Estos nos indican factores específicos que se presentan en el aprendizaje, y también cómo afectan al mismo. Cuando un principio se presenta una y otra vez, es decir, siempre se cumple, se le llama ley.

Los principios nos señalan cuáles factores son importantes en el aprendizaje, mientras que las teorías nos dicen por qué son importantes.

Los principios son algo fijo a los largo del tiempo, mientras que las teorías tienden a cambiar con el paso del tiempo. Pero es precisamente esta naturaleza dinámica de las teorías lo que hace que sean cada vez más precisas.

Las teorías tienen ciertas ventajas sobre los principios. Primero, nos permiten integrar varios principios y resumir los resultados de las investigaciones.

También, son un punto de partida para nuevas investigaciones. Nos ayudan a comprender los resultados de las investigaciones. Y también nos permiten facilitar al máximo el aprendizaje.

Pero también las teorías tienen, al menos, dos desventajas: Ninguna teoría puede, por sí sola, explicar todos los resultados de las investigaciones acerca del aprendizaje. Y las teorías también pueden determinar qué tipo de información se da a conocer y cuál no, lo que limita el conocimiento acerca del aprendizaje.

Los principios, tanto como las teorías, son muy valiosas, ya que nos ayudan a comprender bajo qué condiciones se da el aprendizaje, aunque sean imperfectas.

Aprendizaje y cerebro.

¿Cómo funciona el cerebro, y cómo influye en el aprendizaje? El cerebro es una máquina extraordinaria. Los mensajes viajan a lo largo de nuestro sistema nervioso a través de transmisiones eléctricas y químicas a través de las neuronas, y el cerebro es el centro de toma de decisiones de todo el cuerpo.

Con el correr de los años, y con nuevos métodos de investigación, los científicos cada vez descubren más cosas acerca del funcionamiento del cerebro. Se ha encontrado que tareas que pudieran parecernos insignificantes, implican la participación de muchas partes del cerebro, tanto del hemisferio derecho, como del izquierdo.

La mayor parte del desarrollo del cerebro se da durante la etapa prenatal y los primeros años de la niñez, pero ésta continúa hasta la primea parte de la edad adulta. También el medio ambiente es responsable del desarrollo neurológico. En realidad, la capacidad para aprender,  se mantiene a lo largo de toda la vida.

Se debe tener cuidado con los resultados que han arrojado las investigaciones del cerebro, ya que algunos educadores han sacado conclusiones equivocadas, como los intentos de educar al cerebro izquierdo o al derecho, los cuales han sido inútiles.

Comentario personal.

Definitivamente, como podemos ver en la anécdota de nuestro autor, el aprendizaje en las escuelas no es algo que debemos tomar a la ligera. Mientras estudiemos con seriedad los factores que se presentan en el proceso de aprendizaje, podremos tomar ciertas medidas en la práctica educativa que ayudará a los estudiantes a tener éxito en sus estudios.

También se debe tomar en cuenta el aspecto biológico del aprendizaje, es decir, el trabajo en el cerebro y el sistema nervioso. Alguien pudiera tener problemas con estos procesos fisiológicos, y obstaculizar su aprendizaje. Con la identificación del problema, se podrían tomar medidas para solucionar estos casos.

De esta manera, podemos usar todo este conocimiento, resultado de la investigación, para ayudar a la gente a aprender de manera más eficiente.

Bibliografía.

Aprendizaje Humano
Jeanne Ellis Ormrod
Pearson / Prentice Hall
4a edición
2005
ISBN 84-205- 45 23- 6.

Atrévete a Disciplinar.

James Dobson.

Tyndale House Publishers

2ª edición

1992

ISBN 0-8297-1950-4.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s