“Entrevista a Hernán Rivera Letelier”

Encontré, en el excelente blog del profesor Benedicto González, esta entrada que a continuación reproduzco in extenso:

En el número 107 de la Revista Ventanal aparece una interesante entrevista al destacado escritor chileno Hernán Rivera Letelier que me parece interesante compartir con Uds., por los vinculos que ofrece esta breve conversación literaria con la educación.

“Piola”, como dirían los jóvenes, pero sólido es este escritor pampino nacido en 1950. Autor de “La reina Isabel cantaba rancheras”, “Los trenes van al purgatorio” “Santa María de las flores negras”, “La contadora de películas” y “El arte de la resurrección”, con el cual acaba de ganar el Premio Alfaguara. Aún así, no se cree el cuento de la fama. sólo sabe que es un hombre sensible que ha aportado (y mucho) al rescate del alma chilena. Por ello sería justo que fuera nuestro Premio Nacional de Literatura, ¿por qué? Simplemente porque se lo merece con creces. A ver qué dice a los profesores…
Tiene sentido que un alumno en situación de vulnerabilidad se acerque a la literatura?

¡Por supuesto que tiene sentido! Y no sólo leer literatura chilena, sino cualquier buena literatura. La persona que comienza a leer un buen libro no es la misma que lo termina, en el intertanto algo cambió dentro de ella, algo se metamorfoseo para bien.

“De no haber visto todo el cine que vi, yo no escribiría como escribo”, dijo en una entrevista. ¿Qué otras cosas hizo que lo convirtieron en el Premio Alfaguara?

El deseirto me enseñó a conocerme a mí mismo, a estar conmigo, a conversar conmigo, a soportarme a mí mismo. Y eso es fundamental para el artista. Creo que eso le falta a la gente actualmente. ¿Se han dado cuenta de que cuando llegan a su casa y no hay nadie, lo primero que hacen es prender la televisión, la radio o meterse en internet?

“El pampino es un tipo que se quedó sin raíces. Estamos condenados a no poder recorrer nunca más las calles de la infancia”, confesó en la misma entrevista. ¿Para qué las raíces?

Alguien dijo: mi patria es mi infancia, y yo adhiero a esa idea. Creo que la infancia y el recuerdo de ella es fundamental en el destino del hombre. A todos aquellos que ya no podrán recorrer las calles y las plazas de su infancia, les digo que apelen a la memoria, que la recuerden, que la escriban, que la canten, que la pinten, que la esculpan. La infancia no debe morir dentro de nosotros.

¿Qué recomienda para alentar a esos profesores que sientesn que es muy difícil fomentar la lectura?

Proveer a la biblioteca de la escuela con buenos libros. Invitar periódicamente a escritores a conversar con los alumnos. Hacer concursos de poesía, de cuentos, de fábulas. Leerles o contarles historias. La clase que nunca he olvidado en toda mi vida, fue cuando, a causa de un fallecimiento de un papá, no nos hicieron la clase que nos correspondía y nos leyeron un trozo del libro “Corazón” de Edmundo de Amicis.

¿Ha tenido contacto con estudiantes en torno a la literatura?

Gracias a un proyecto de responsabilidad social de Soquimich, en estos cuatro años he conversado con más de 3.000 alumnos de Antofagasta e Iquique. Muchos estudiantes me han dicho que antes de ir yo a sus escuelas, pensaban que estaba muerto. Lo mismo que yo pensaba cuando niño: que todos los poetas estaban muertos.

Artículos relacionados:

Romance del duende que me escribe las novelas, de Hernán Rivera Letelier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s